Presencia del Seminario en Presencia

La  Biblioteca Renato Ascencio León presenta una exposición hemerográfica donde se muestran los artículos que el semanario diocesano Presencia ha publicado sobre las actividades en el Seminario Conciliar de Cd. Juárez. Se han identificado cada una de las noticias publicadas en Presencia acerca de esta casa de formación sacerdotal, desde su primera edición en 1993 hasta el 2013.

Es una exposición donde se  recuperan momentos de evangelización y apostolado, de celebración por llegar al culmen de la formación, conmemorativos, de cultura, de cercanía con la comunidad, de logros académicos y arduo trabajo.

La recopilación realizada fue con el propósito de enriquecer la documentación de la historia del Seminario y también como parte de nuestra misión, difundir todo acervo resguardado en la Biblioteca, en esta exhibición presentamos una muestra
de  los acontecimientos importantes que han sido  publicados y recuerdan el camino recorrido de nuestra casa.

Además de aprovechar para  dar a conocer la información a la que pueden acceder nuestros usuarios y la diversidad de medios como lo es la prensa escrita.

Entre los artículos se encuentra que la primera ordenación documentada en este semanario fue la del Padre Luis Escudero; o cuando en el año 2000, seminaristas de Atlanta estuvieron en nuestro Seminario preparándose para atender a las comunidades hispanas de Estados Unidos. También encontramos que las pastorelas organizadas en el Seminario han ganado por años consecutivos los concursos en los que  han participado. De los acontecimientos mas  memorables  fue cuando en el año 2006 Monseñor Guiseppe Bertello nos  visitó  y bendijo  la  Biblioteca del Seminario Menor.  El  Jubileo  por  los  50 años del Seminario tuvo una cobertura especial.

En cuestión estadística Presencia ha publicado en promedio por año 23 artículos acerca del Seminario. Los años donde aparecieron más publicaciones fueron  2013 y 2012, acerca de la celebración  jubilar. Al Seminario se le han otorgado 139 portadas y casi 20 páginas centrales.

Pastoral Vocacional y Economía son las áreas con mayor difusión en el semanario, seguidas por artículos especiales, formación académica y formación espiritual.

Las ordenaciones diaconales y sacerdotales son cubiertas con especial relevancia ocupando portadas y páginas centrales.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Biblioteca Renato Ascencio León

El pasado lunes 9 de febrero se develo la placa de la Biblioteca del Seminario Mayor, la cual lleva el nombre de nuestro obispo emérito Renato Ascencio León. La comunidad del Seminario dedica este reconocimiento por su entrega y acompañamiento a quien integro las cuatro etapas de formación sacerdotal en nuestra propia diócesis.

“En estos 20 años como Pastor de nuestra grey diocesana su ejemplo de generosidad ha lucido en bien de la formación de los futuros pastores. Fruto de ello ha sido la apertura de la Facultad de Teología, y su respectiva Biblioteca.” Fueron las palabras del Pbro. Jaime Melchor, director de la biblioteca, encargado de dirigirse a Don Renato, “Muchas gracias por su ejemplo de Pastor en bien de nuestro Seminario. El Seminario otorga su nombre a este recinto de estudio y esta placa conmemorativa que data este acontecimiento para nosotros altamente significativo.”

El Obispo agradeció a la comunidad del Seminario el gesto, haciendo mención que no merecía tal reconocimiento, pero lo aceptaba con gusto. Inmediatamente se paso a develar la placa y el rector Pbro. Lic. Juan Manuel Orona dio lectura de la misma. Posteriormente Don Renato recorrió las instalaciones, y se le mostró el espacio donde quedará ubicada la colección que también llevará su nombre, gracias a la generosa herencia, desde su biblioteca personal, tendremos más riqueza en títulos de índole litúrgica, pastoral, de misión, teológica y espiritual.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Don Bosco, los libros y… ¿Dónde están los educadores?

Por: David Hernandez
Seminarista Filosofía I

Como es bien sabido, el 2015 es un año de expectativas en el que se celebrará el sínodo Ordinario de las Familias, se publicará la primera encíclica propiamente del Papa Francisco, iniciara un nuevo ciclo para nuestra Diócesis fronteriza con el nombramiento de Don José como IV obispo de Ciudad Juárez, pero también se celebrarán algunos jubileos a nivel religioso como lo son los 500 años de Santa Teresa y el Bicentenario del nacimiento de Don Bosco, un santo italiano de Turín, conocido como el santo de los jóvenes o el santo de la alegría, pero es de esto último es  de lo que quisiera que reflexionáramos¿Qué tiene que ver Don Bosco con un blog de una biblioteca? Vayámonos por puntos:

  • Hombre que gustaba de la lectura. Don Bosco tenía una peculiar afición a los libros, tanto así que sus biógrafos lo citan desvelándose en su juventud. Esto le permitió ser una persona culta, combinado con su gran capacidad intelectual, pudo responder ante las necesidades sociales, políticas y religiosas de su tiempo.[1]
  • Cuando fue ordenado sacerdote y se dedicó por completo a los jóvenes, comenzó a escribir para ellos, libros de Historia Eclesiástica, Historia Sagrada (1847), Sistema Métrico Decimal (1849) y la Historia de Italia (1855), robándoselos literalmente al sueño, presentándolos de una manera popular para entendimiento de los jóvenes estudiantes de su oratorio, incluso se habla de que escribió vidas de santos, libros de lectura amena, manuales de oraciones y de instrucción religiosa.“Tanto furor causó en su tiempo que le llegaron a apalear para que dejase de escribir.”[2]
  • Sacerdote y escritor. Sin duda los escritos más famosos de Don Bosco son su autobiografía, Memorias del Oratorio, la vida de Santo Domingo Savio, las constituciones salesianas, el sistema preventivo y las lecturas católicas (marzo 1853) ideadas en un estilo sencillo, lenguaje popular y 100 % de materia católica.[3] Lo que hace ver a Don Bosco como un sacerdote preocupado por su pueblo y preocupado por la educación.

San Juan Bosco tiene pues “que ver” con este blog, por ser modelo de un hombre lector y escritor, un gran difusor de los buenos libros, que vivió entre los jóvenes y entre los libros. Fue precisamente por lo que  el 24 de enero de 1989 el Papa San Juan Pablo II lo proclamó  oficialmente “Padre y Maestro de la Juventud.”[4]

Ahora en este contexto de bicentenario, Don Bosco desde su experiencia educativa nos enseña el camino para la cultura y la educación, que es futuro de nuestras sociedades. Ante esto nos podemos preguntar ¿pero qué futuro tiene nuestra sociedad con la juventud de hoy? Si a los jóvenes no les gusta leer, ni estudiar, ni siquiera trabajar ¿Dónde están los jóvenes? Podríamos tener la tentación de reclamar así, pero que pasaría si invirtiéramos la pregunta: ¿Dónde están los adultos? ¿Dónde están los educadores?

Refiero el caso del estudiante estadounidense que golpeó a su profesor por su teléfono celular, puesto que el maestro les había prohibido usarlo durante el examen, el estudiante se puso violento, al grado de agredir a su profesor.[5]¿Dónde están los adultos?

Basta con ver a tantos jóvenes inmersos en la confusión de ideologías erróneas que han tomado posesión de los sistemas educativos, en una moral politizada y en un estilo de vida relativista en el que solo se promueve el “estudie bien, tenga un buen trabajo, gane mucho dinero, tenga buena esposa o esposo, etc.” Pero nunca se habla de rezar, de acudir a Dios, la educación queda estéril sin un encuentro con Dios, como lo hizo Don Bosco con sus alumnos del oratorio: dirigir primero sus ideales a Dios para querer hacer la voluntad Divina.Razón, Religión y Amor.

Me pregunto: ¿Dónde están los educadores? ¿Ocupados acaso en las redes sociales? ¿Ocupados por su bienestar? ¿Ocupados por acumular dinero? ¿Ocupados en llenarse la mente de conceptos abstractos? ¿Ocupados en querer sacar a Dios de la ciencia y la razón? ¿Ocupados en crear una sociedad perfecta basada en el hombre?

Podrían estar viviendo en un sin sentido intelectual,  estudiar por estudiar, sin una meta clara, sin un rumbo más que el del egoísmo y la soberbia intelectual, es aquí donde debemos aprender la humildad de Don Bosco, que supo estudiar para aplicar sus conocimientos con los jóvenes. Debe ser lo primordial de los educadores, de los intelectuales,  de los filósofos, de los adultos, de los padres de familia ¡los jóvenes son la prioridad! ¿Quién, sino el adulto, puede enseñar al joven a vivir? ¿Acaso una tablet, un celular, una computadora, un libro? “Debemos dejar el celular y comenzar a platicar”[6] (Papa Francisco), para generar esa cultura del encuentro entre los educadores y los jóvenes.

La buena lectura, la educación, la cultura, deben llevarnos a un encuentro con nosotros mismos, pero también a un encuentro con Dios.

Para finalizar Don Bosco, tiene mucho que enseñarnos en este bicentenario que culminara el 15 de agosto de 2015.

Se obtendrá más con una mirada amable, con una palabra de aliento que infunde confianza en el corazón de los jóvenes, que con muchos reproches.

“No basta con amar a los jóvenes, es preciso que ellos se den cuenta que se les ame.”

 

[1] Bosco, Teresio. Nueva Biografía de Don Bosco. México: Don Bosco. 1988. Capítulos 7-9, en uno de ellos cuenta que se le escapaban las vacas  y las ovejas por estar tan embebido en los libros.

[2]Ibídem. Cap. 19. p. 152

[3]Ibídem. Cap. 29. p. 235 ss.

[4] Salesianos de Don Bosco. FECHAS HISTÓRICAS SIGNIFICATIVAS. (Consultado el 28 de enero de 2015) [En línea] Disponible en la web:http://www.sdb.org/es/Don_Bosco/Fechas_Importantes

[5] El Siglo de Torreón.Alumno golpea a profesor por quitarle su celular. El siglo de Torreón.  Publicado: lunes 26 de ene 2015, 4:09pm (Consultado el 27 de enero de 2015) [En línea] Disponible en la web: http://www.elsiglodetorreon.com.mx/noticia/1080872.alumno-golpea-a-profesor-por-quitarle-su-celular.html

[6] Impacto.El Papa Francisco pide dejar celulares y volver a hablar.  Redacción. Publicado: 23 de enero de 2015 (Consultado el 28 de enero de 2015) [En línea] Disponible en la web: http://impacto.mx/global/DWy/el-papa-francisco-pide-dejar-celulares-y-volver-a-hablar

Año de la Vida Consagrada

  • Año de la Vida Consagrada: del 30 de Noviembre del 2014 al 2 de Febrero del 2016.
  • Palabras del Papa Francisco al iniciar: “contagien vuestra alegría” y “sean valientes”.
  • Nuestro Sumo Pontífice propone a los consagrados mostrar “vuestro luminoso testimonio de vida será como una lámpara puesta sobre el candelero para dar luz y calor a todo el pueblo de Dios”.
  • El logo es una paloma sostiene levemente sobre su ala un globo poliédrico, mientras se posa sobre el fluir de las aguas de las que se levantan tres estrellas, custodiadas por la otra ala.
  • Este Año está pensado en el contexto de los 50 años del Concilio Vaticano II y, en particular de los 50 años de la publicación del decreto conciliar “Perfectacaritatis” sobre la renovación de la vida consagrada.
  • Habrá diversos encuentros internacionales en Roma entre los cuales, un congreso internacional de teología de la vida consagrada.
  • Alegraos es la carta circular del Papa Francisco  dedicada a los consagrados y consagradas
    Dar click para ver documento: Carta circular Alegraos

Un pensamiento esporádico a propósito de la Revolución Mexicana.

Por: Pbro. Lic. Roberto A. Luna Valenzuela
Titular de las materias: Historia de la Iglesia Moderna y Contemporánea e Historia de la Iglesia en América.
Facultad de Teología.

De una forma cortes y amable se me ha sugerido compartir algunas reflexiones sobre este tema, cercanos a la celebración de un año mas de este importante acontecimiento para el camino como nación.

1.- Lo lejano del acontecimiento.

Historiar sobre algo que no terminamos de abarcar y comprender en su máximo esplendor, es la oportunidad que todos tenemos por participar de cada acontecimiento de nuestra vida; pero el intento de hablar sobre algo que ocurrió es mas fácil hacerlo por determinados hechos muy concretos que vamos conociendo del contexto genérico. De aquí que se entienda que me referiré solo a algunas cuestiones de la misma.

He estado hojeando una obra que a mi parecer es muy valiosa, ya que nos presenta la toma de Ciudad Juárez en8565 imágenes, en donde refiere todo en torno al centro histórico de esta ciudad. Caminar actualmente por esta zona, puede referirnos el nacimiento en torno al 1911 de una ciudad que se formaba  y preparaba para el paso del tiempo. Personajes como Madero, Pascual Orozco, Abraham González, muestran la gallardía y decisión de imponer una impronta en la búsqueda de ideales modernos en contra de una dictadura establecida. Son fotografías que nos dan a conocer que se obraba de acuerdo a lo que se pensaba.

2.- Lo cercano del acontecimiento.

No dudo que el ideal revolucionario haya desaparecido en nuestra nación, pero es interesante observar que apenas en nuestros días algunas manifestaciones en contra de realidades establecidas por parte del estado, están siendo cuestionadas con gran decisión como en antaño se hicieron. El caso Atyotzinapa, es reflejo, de un autoritarismo estatal en donde se ha violado la integridad y el derecho a la vida que cada ser humano tenemos; la revolución no se detiene y generando cambios trascendentales, el estado como ente encargado del bienestar social deberá poner mayor atención en este ámbito; el aparente indiferentismo de una nación se va perdiendo ante la lucha por reivindicar realidades que le pertenecen: tierra y libertad.

3.-La Iglesia.

 No puedo dejar de mencionar la pregunta que cada uno de nosotros se podría hacer: Y Dios donde estaba en medio de estos acontecimientos? Las fotografías de la misión de Guadalupe, nos dejan observar la presencia callada de Dios en medio de los acontecimientos tan importantes en nuestra ciudad, en donde se alza como testigo cotidiano en un compartir la existencia de forma permanente en medio de acontecimientos que también atentaban contra la vida y serenidad de los ciudadanos; el caos de las guerra, es una semblanza dolorosa; pero al contemplar la presencia de estos edificios hace pensar que la Iglesia siempre acompaña y fortalece en los momentos mas difíciles de la historia de los hombres. Atzyozinapa no se queda atrás, en esta mañana de miércoles he escuchado que el vicario de Cristo, ha hecho referencia a estos vergonzosos acontecimientos; denotando la presencia de la Iglesia que participa en los momentos mas duros de la existencia del hombre.

4.- Una conciencia que no desaparezca.

La búsqueda de ideales era lo que movía el corazón de los revolucionarios… que nuestro ideales, inspirados también por Dios de justicia y libertad logren ir tonificando a nuestra sociedad el camino de una convivencia armónica y en paz en ella.

Gracias.

Boletín de Nuevas Adquisiciones

  07_bioeticaA partir de la fecha estaremos publicando periódicamente documentos donde encontraras materiales de nueva adquisición y que ya están disponibles en la estantería para la consulta de nuestros usuarios.

La finalidad del Boletín de nuevas adquisiciones es notificar cuales son  los materiales bibliográficos que por compra o donativo,  ingresan  al acervo de la  Biblioteca del Seminario Mayor.

Puedes encontrar dicha información en la Página de Nuevas Adquisiciones en la parte superior o en la columna debajo del calendario en este sitio.

Les reiteramos la disposición que tiene la Biblioteca para colaborar con  sus tareas, estudio y trabajos.

Visiten la Biblioteca conozcan y disfruten nuestro acervo. Nuestro horario es de 8:00  a 13:00 horas y de 16:00 a 19:00 horas

TE ESPERAMOS !!!

Los Santos Padres de la Iglesia y las Sagradas Escrituras

Por: David Hernandez Martinez.
Alumno de Primero de Filosofía.

 

Este mes de septiembre, como ya es tradición, se sugiere el acercarse más al estudio piadoso y a la veneración de las Sagradas Escrituras, por este motivo hablemos un poco de ello en este blog: ¿Qué dice la Iglesia sobre la Biblia?

La Iglesia siempre ha venerado la Sagrada Escritura, como lo ha hecho con el cuerpo de Cristo, (…) la ha considerado siempre juntamente con la Sagrada Tradición, como norma suprema de fe, pues, inspirada por Dios y consignada por escrito de una vez para siempre, transmite inmutablemente la palabra del mismo Dios, y en las palabras de los Profetas y Apóstoles hace resonar la voz del Espíritu Santo. Dei Verbum 21.

51v1oP3BNuL._SY344_BO1,204,203,200_La Biblia tiene un lugar especial dentro de la vida de la Iglesia, de la vida de todo cristiano, no es un mero libro que toma uno y lo lee como si fuera una novela o un libro de poesía, sino que es un Libro Sagrado, especial que nos transmite de cierta forma la fe y nos da a conocer la Buena Nueva, es más, nos hace conocer a Cristo, no por nada dirá san Jerónimo: “pues desconocer la Escritura es desconocer a Cristo”.[1]

La Biblia no cayó del cielo, ni fue dictada por Dios a unos escritores autómatas, sino que fue inspirada por El, para darse a conocer y dar a conocer un camino de salvación. Ya en el siglo VI la Iglesia selecciono los libros cristianos primitivos que estaban inspirados por el Espíritu Santo, se conformó así el Canon de Libros Sagrados.

¿Qué dicen la Patrística?

Al contemplar a los Santos Padres, podemos encontrar en ellos una ayuda para comprender un poco más sobre la importancia de la Biblia en nuestra vida eclesial, que propicie un “acercamiento que no sea solo intelectual, sino con un corazón “hambriento de oír la Palabra del Señor. (Am 8, 11)”[2]. Por ejemplo, San Hilario de Potiers nos dice que la Sagrada Escritura está más en el corazón de la Iglesia que en la materialidad de los libros.[3]

Como Iglesia estudiamos la Biblia, pero no como un libro más, sino como un libro de fe, que nos conduce al conocimiento de Dios, a sus maravillas hechas en otros tiempos y a un camino de salvación.

Por otra parte, sabemos que la Biblia se divide en dos partes, no solamente para su estudio sino también para proclamación litúrgica: El Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. San Agustín nos menciona que el nuevo testamento está escondido en el Antiguo, mientras que el Antiguo se hace manifiesto en el Nuevo.[4] Nuestro Señor dijo: “la Escrituras hablan de mi” (Jn 5,39)

San Ambrosio dice: “a Dios hablamos cuando oramos, a Dios escuchamos cuando leemos sus palabras”[5], sobre todo cuando dedicamos tiempo para orarla.

Aunque también, los padres de la Iglesia, no solo hablan de la importancia de la Sagrada Escritura, sino que la comentan dándonos así una orientación desde la Tradición. “La Iglesia, (…) para alimentar constantemente a sus hijos con la palabra de Dios, fomenta el estudio de los Santos Padres, de Oriente y Occidente.”[6]

Recorred todas las oraciones que hay en las Escrituras y no creo que podáis encontrar algo que no esté incluido en la oración dominical.[7]

“Recordad que es una misma Palabra de Dios la que se extiende en todas las escrituras, que es un mismo Verbo que resuena en la boca de todos los escritores sagrados, el que, siendo al comienzo Dios junto a Dios, no necesita silabas porque no está sometido al tiempo”[8]

Es una riqueza espiritual, para aquel que lee a los Santos Padres de la Iglesia, porque encuentra un camino seguro que lleva al conocimiento de Cristo, no como un mero estudio frio que solo lleva a un conocimiento intelectual que no reconoce a Cristo.

Si quieres saber más sobre los comentarios de los Santos Padres de la Iglesia a los pasajes bíblicos, te invito a que pierdas la oportunidad de visitar la Biblioteca del Seminario Conciliar de Ciudad Juárez, para que te llenes de la tradición viva de la Iglesia, allí podrás consultar cuantas veces quieras este tesoro espiritual: “Registrad las Escrituras, ellas están dando testimonio de mi”. (Mosaico de la capilla central del Seminario Conciliar de Ciudad Juárez, del lado del Seminario Mayor)

[1] San Jerónimo (347-419), Concilio Vaticano II, documentos. Constitución dogmática sobre la divina revelación. Ediciones Dabar. México. Pág. 122

[2] Cfr. Aparecida 248

[3] San Hilario de Potiers. Del Catecismo de la iglesia Católica. Articulo 3 La Sagrada Escritura. Ediciones Buena Prensa. Pág. 36

[4] San Agustín. Del Youcat México. Ediciones Dabar. Mexico. Pág. 23

[5] San Ambrosio.  Concilio Vaticano II, documentos. Constitución dogmática sobre la divina revelación. Ediciones Dabar. México. Pág. 122

[6] DV 23

[7] San Agustín. Del Catecismo de la iglesia Católica. Articulo 1 Resumen de todo el Evangelio. Ediciones Buena Prensa. Pag. 730. Cita 9 San Agustin Epistula 130, 12, 22: CSEL 44, 66 (PL 33, 502)

[8] Ibíd., Articulo 3 La Sagrada Escritura. pág. 35. Cita 70 San Agustin, Enarratio in Psalmum 103, 4, 1; CCL 40, 1521 (PL 37, 1378)

Formación para laicos en Institutos de Teología y Biblia

Con la finalidad de formar al laico en su fe, y  pueda vivir los valores del evangelio  en sus actividades diarias, ya sea familia, parroquia, lugar de trabajo, escuela, etc., se invita a la comunidad a incorporarse a cualquiera de las dos opciones que nuestra Diócesis ofrece:

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Instituto Diocesano de Teología: https://sites.google.com/site/idtjuarez/

Instituto Bíblico San Jerónimo:  http://kyrios-ibsj.org/

“LA HISTORICIDAD EN XAVIER ZUBIRI: UNA RESPONSABILIDAD CON LA VIDA HUMANA”

Para concluir el ciclo escolar 2014-2013 se presento el Acto Académico del Seminario Mayor, el cual tuvo como expositores a Juan Luis Cabrera de la Peña representando a la Facultad de Filosofía y  Jesús Eduardo Mendoza García de la Facultad de Teología.

A continuación presentamos un resumen de la exposición “La historicidad en Xavier Zubiri: una responsabilidad con la vida humana”.

Xavier Zubiri concibe la historicidad como continua, la cual nos lleva a una tarea, un deber. El hombre que se encuentra situado en un hoy heredado por el ayer y tendido al mañana. Toda acción del presente debe estar fundada en el pasado y con ello buscar un futuro. Pero, ¿qué futuro? Uno más humano.

Zubiri, nos habla del hombre como una realidad histórica, con lo cual nos quiere decir que éste no solo está circunscrito al tiempo histórico sino que él mismo es su hacedor. La persona es historicidad, esto es, la forma esencial en que se encuentra creando historia desde un presente heredado por un pasado e impulsado por un futuro.

Desde esta perspectiva, aquello que hemos llamado historia deja de ser  solo la sucesión cronológica de hechos en el tiempo objetivo y material, sino que  se vuelve << un revelador de lo que el hombre es ya desde siempre (…) es pura y simplemente lo que le pasa al hombre>>[1]. No tendría sentido hablar de historia sino fuese por la existencia de la persona.

Para comprender mejor esto, debemos tomar en cuenta la crítica y cambio que hace Zubiri a la metafísica tradicional. El filósofo español dice que por tratar todo desde el ser se ha caído en absolutizarlo, de tal manera que, en la concepción del mundo se han olvidado lo físico, a tal punto de llegar a convertir la metafísica en una suprafisica. Por lo cual,  Zubiri nos propone una intrafísica basada en su concepto de Realidad, la cual trata de una comprensión simultánea de lo físico y lo trascendente, es decir, que la visión del mundo no debe abandonar el plano de lo físico, sino, versar sobre un mundo donde hay un nivel metafísico que sigue siendo físico a la vez, es decir, real. Desde esta perspectiva el ser se vuelve una actualización[2] de la realidad.

Todo es realidad, así todas las cosas son realidades, de este modo, también la persona. Sin embargo, hay una distinción abismal entre el hombre y la mujer con el resto de las cosas en el mundo. La persona es la única que tiene razón, es inteligencia sentiente, por lo cual es llamado humano. Tiene la capacidad de inteligir, por lo cual, su manera de relacionarse con la realidad es distinta a todos los demás seres. En un solo acto, las personas tienen la capacidad de relacionarse sensitiva e intelectivamente con el mundo, el animal en cambio solo alcanzara a hacerlo de manera sensible. Por eso Zubiri llama esencia abierta al hombre, por estar siempre en un hacía  la realidad, en cambio al resto de las realidades mundanas las llama esencias cerradas.

Para el hacer histórico, esta distinción es sumamente importante, ya que mientras el animal, simplemente reacciona al mundo conforme lo sensible, su enfrentamiento con la realidad se reduce a lo instintivo, a reaccionar ante potencias que los objetos le conceden. En cambio, la humanidad al relacionarse, desde una inteligencia,  con todo lo que circunda,  abre un campo de posibilidades para el actuar. Por la razón, el hombre no queda atado a las reacciones forzosas con los objetos, sino que puede interactuar con tal realidad de tal manera que puede alejarse del objeto o elegirlo según su parecer, su relacionarse es un estar entre las cosas.

La realidad, abre para el hombre un mar de posibilidades. Las personas pueden elegir o no elegir tal o cual manera de actuar. Esto funda su libertad.

La historicidad del hombre tiene tres elementos constitutivos: la posibilidad, la temporalidad, y lo social. La posibilidad como ya entendimos, se basa en la capacidad que tiene la persona de elegir o no elegir tal o cual modo de actuar según el mundo que le rodea.

Por otro lado, la temporalidad nos habla de que el hombre, por ser real, está circunscrito a un tiempo y espacio determinado. Es en esta temporalidad donde perviven las posibilidades. La época histórica que hoy vivimos es distinta a la que se vivía en el renacimiento, las situaciones  son distintas. Una situación se construye por las posibilidades obtenidas de la realidad en un tiempo y espacio específico. Ahora bien, nuestra situación de tener la capacidad de volar en aviones no sería posible sin los estudios primarios de las alas de murciélago que hemos heredado de Leonardo Da’ Vinci, y seguramente será posible curar el sida en algún futuro lejano o cercano, por los estudios que hoy se hacen en nuestros laboratorios. Se entiende entonces que una situación histórica es distinta de otra. El aire , el metal y los combustibles tienen la capacidad de, relacionados de manera especial, dar pauta para hacer volar a los hombres en aviones, sin embargo, en la época del maestro Leonardo su situación era incapaz de tomar esas posibilidades en sus manos. Hoy la situación es que, podemos hacer aviones de muchas maneras y para distintos fines.

El tiempo de la persona se divide en presente, pasado y futuro. El pasado, por haber transcurrido ya, no significa que no exista. El pasado pervive en el presente por las posibilidades heredadas, es más que un recuerdo, es real. El futuro, por otro lado, se encuentra ya previsto en el presente como posibilidad de. Así en el presente, que es la situación de elección o no elección de posibilidades, se encuentran pasado y futuro. Así, aquella posibilidad que es capaz de ser tomada en el presente es aquella que puede ser llamada real, ya que puede ser historizada, tomarla y hacerla verdadera en el tiempo y espacio.

Avanzando así, se denota que, todo lo que haga uno o deje de hacer afectara a todos los demás. La persona es más que solo parte de una especie humana, sino que es un ser social. Es decir, que <<los hombres no son individuos separados, sino entrelazados y dependientes por la organización entera de su naturaleza humana, de modo que nadie puede hacerse sin los demás ni verse inmune de la tradición>> [3]

La tradición se refiere a todo aquello que se transmite de generación en generación. El mundo que hoy vivimos, en gran parte, es el conjunto de situaciones que nuestros padres nos dejaron por sus actos. Nuestros antepasados nos heredaron la verdad de su mundo, es decir, el mundo que ellos conocieron y construyeron, no en perfección, sino como un regalo donde las verdades se encuentran aún en un descubrimiento incompleto. Es decir, el mundo siempre estará en constante construcción, perfeccionamiento y descubrimiento. <<No se transmite solo la verdad, o más exactamente, cuando se transmite la verdad, lo que se hace es posibilitar al que la va recibir a que de por sí encuentre su verdad, la realice como verdad>>.[4]  Se  envían al futuro no solo verdades sino, también, sus condiciones y límites que el transmisor sufre. Al sucesor le corresponde superar esos límites.

Es entonces cuando se habla de una responsabilidad en el tiempo, ya que el elegir, o no, ciertas posibilidades  es hablar de posibilitar o no hacerlo a las demás personas, contemporáneas y futuras. Es decir, somos responsables del futuro.

Las personas de hoy somos responsables de la situación histórica que les toque vivir  a las personas del futuro. Así tenemos una responsabilidad para con las personas y el tiempo. ¿Qué es entonces lo que se debe buscar heredar?

El transcurso del hombre en el tiempo histórico no está para llevar al hombre  absolutizarse en el Ser, hasta desaparecer, como diría Hegel, sino que, para Zubiri, la historia está para hacer brillar al hombre, y que el hombre se perfeccione, que llegue a ser absolutamente persona. <<la dominancia de la realidad en tanto que realidad>>[5]

Es a partir de esta idea como se nos devela del objetivo del ser  historicidad para el filósofo español: buscar un mundo más humano. Sacar de la realidad las posibilidades necesarias para plantear una futura vivencia de la humanidad, es decir, se debe buscar historizar los derechos humanos.

¿En qué manera podemos decir que la historia va siendo buena? ¿De qué modo la hacemos tal? Podrá llamarse buena, cuando esta lleve como rumbo la dignificación y totalización de la raza humana. Sabremos que está tomando este camino cuando se busque, como musa principal, promover los derechos humanos, hacer reales las posibilidades de que el mundo futuro pueda ser un mundo que sea capaz de tomar con sus manos los derechos que dignifican a cada persona y que le permiten ser libre y feliz.

Hoy por hoy, tristemente, los derechos humanos permanecen siendo una trampa ideológica  que es utilizado por las minorías para su provecho. Para que estas garantías humanas puedan ser realmente efectivas deben ser universales y no buscar el bien para minorías, ni mayorías, sino para todos.[6]

Sí hoy, se vive de tal o cual manera, lejana o cercanamente del cuidado, amor y respeto a las personas, de ser tratados como humanos, es por los actos que nuestros antepasados y nosotros hemos hecho o dejado de hacer. Sí se busca un futuro mejor, se debe luchar por uno, en la realidad, porque sí no es para todos, no es en verdad humano, por que la persona esta, como realidad, entreligada con todas las demás.

De qué manera se encuentra esta liberación, para dar paso a la verdadera humanidad. Ellacuría haciendo lectura de Zubiri dirá que la propuesta no es la de la aniquilación del potentado, como lo diría Marx, sino de anulación del poder de opresión.

Alcanzar tal realidad consta de una indescanzable afirmación y conquista de la universalidad de lo verdaderamente humano, intentando desaparecer de manera definitiva la reducción del ejercicio de los derechos para un grupo de privilegiados que justifican en su estatus su humanidad.

La razón de que no se dé la lucha por defender las garantías de la persona es por una falta de concientización. Ahora bien, no se habla de una lucha dialéctica  al modo de Marx, no se busca la aniquilación del potentado, sino, la anulación del abuso.

Para lograr este despertar de la razón, y emprender el camino a una denuncia que cree un cambio, se debe tener un horizonte utópico, una mirada en el tiempo y personas del futuro, posible y exigible que sirva de inspiración para los contemporáneos y los herederos. No solo basta con preocuparse por el hoy, sino también hay que dejarse tocar por el mañana, sentir la brisa de la nostalgia por las personas que padecerán nuestros logros y fracasos, aciertos y errores.

No se debe soñar en vano. Sí se denuncia sin tener una utopía es, hasta cierto punto ciega. Sin embargo, una utopía sin el acto de denuncia es simplemente imperante, más aun, engañada, eludidora del compromiso social.

La verdadera vida se vive como voluntad de liberación. Permanecer y mantener el dedo en el renglón de los derechos que humanizan a la sociedad y da vida.

¿Acaso soy yo el guardián de mi hermano?[7] La respuesta a esta pregunta siempre será afirmativa. La humanidad y su historia es como un domino acomodado en fila para caer pieza sobre pieza, sí una cae afecta, no solo a una, sino, a todas. Aun el hombre que daña u olvida a su compañero queda afectado por las consecuencias que sufre el otro.

La actitud de deber en la historicidad  es una consideración que es

Imprescindible, no solo en razón de la unidad real física, que hay entre todos los hombres como miembros de una especie biológica física o como miembros de una misma historia, sino sobre todo, por la interrelación dialéctica que hay en el abuso de unos pocos y en el no uso de los otros. No podrían los pocos (grupos humanos o países) disfrutar de lo que consideran sus derechos si no fuera por la violación o la omisión de esos mismos derechos en el resto de la humanidad.[8]

Para finalizar solo queda decir, que el problema más grande siempre será el de concientización de la responsabilidad con la humanidad en el tiempo. Las personas y la sociedad que se es hoy se comenzaron a gestar hace muchos años atrás de nuestro nacimiento. Las personas de hoy son la herencia de sus antepasados que preñaron al tiempo con la realidad que hoy se vive. Han recibido su genética, su cultura y su experiencia.

Ser conscientes que la historia habita en sus personas los debe impulsar fervientemente a conocer, en la medida de lo posible, el pasado y así fundar un profundo compromiso para con el futuro.

[1]Xavier Zubiri, Naturaleza, Historia, Dios, Alianza Editorial, Madrid, 1994, p. 366

[2]Estar presente lo real desde sí mismo en cuanto real. El énfasis hay que hacerlo en el “estar”. La actualidad es “física” y se debe reprimir cualquier veleidad conciencista a la que podría lanzarnos el término presencia. Actualización puede ser entendida, de manera más sencilla, como una manera de expresión de la realidad en el mundo.

[3] Ignacio Ellacuría, Filosofía de la realidad histórica, Editorial Trotta, Madrid, 1991, p. 142.

[4] Ignacio Ellacuría, Escritos filosóficos, Tomo II, UCA Editores, El Salvador, 1999, p. 277.

[5] Zubiri citado en: Antonio Salamanca Serrano. ”La acción de realidad”. [En línea]. [Fecha de consulta: 23 de abril de 2014]. Disponible en: http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/6/2531/8.pdf;

[6] ONU: Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana (…) Considerando que los Estados Miembros se han comprometido a asegurar, en cooperación con la Organización de las Naciones Unidas, el respeto universal y efectivo a los derechos y libertades fundamentales del hombre (…) LA ASAMBLEA GENERAL proclama la presente DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS como ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse, a fin de que tanto los individuos como las instituciones, inspirándose constantemente en ella, promuevan, mediante la enseñanza y la educación, el respeto a estos derechos y libertades, y aseguren, por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, su reconocimiento y aplicación universales y efectivos, tanto entre los pueblos de los Estados Miembros como entre los de los territorios colocados bajo su jurisdicción.

[7] Gen. 4,9.

[8] Ignacio Ellacuría, Escritos filosóficos, Tomo III, UCA Editores, El Salvador, 2001, p. 442.

Que esconde un libro

 Desde el momento en que lees el título de un libro te hace suponer lo que puedes encontrar narrado a través del texto, pero cuando un libro ha pertenecido a otra persona, además del conocimiento buscado en su contenido, entre sus páginas puedes descubrir la huella de su dueño previo.

     Todo el mundo hemos dejado guardado, escondido u olvidado alguna cosa  entre las páginas un libro, durante el proceso de catalogación en la Biblioteca del Seminario encontramos diversos objetos en los libros que han llegado a nuestra Institución por medio de donaciones, y que han pertenecido a estudiantes, profesionistas y diferentes personalidades  de nuestra localidad.

     Entre los objetos mas comúnmente hallados podemos mencionar los separadores de libros, postales, cartas, boletos de diferentes tipos, fotografías, apuntes, documentos oficiales, billetes (dinero), etc. Lo curioso de estos objetos es como nos remiten a lugares, el afecto mostrado en la dedicatoria de tarjetas, acontecimientos sociales, o aspectos personales de quien fuera  dueño del libro.

     En la Biblioteca del Seminario Mayor tendremos hasta el mes de julio una exposición con una selección de estos peculiares objetos, por ejemplo:  un telégrafo fechado el 19 de Julio de 1910 dirigido a Don Manuel Talamás Camandari, primer obispo de nuestra diócesis; un billete de 10 liras, una carta del General Faustino Rodríguez Céspedes,  un certificado de bautismo que data de 1944, entre otras muchas cosas.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.